img#wpstats{display:none}

El mundo de la automatización está en constante evolución. Desde las líneas de fábrica hasta la robótica, la única constante es el cambio. Con el inicio del IIoT (Internet Industrial de las Cosas), las fábricas son ahora más rápidas, más inteligentes y más eficientes que nunca. Cada aspecto del proceso de fabricación se supervisa, evalúa y mejora a través de la comunicación de máquina a máquina.

Los sensores interconectados se han integrado en todos los procesos de fabricación e industriales. Detectan condiciones fuera de especificación que pueden alertar a un problema dentro del proceso. Si un motor vibra demasiado o si la temperatura excede las especificaciones, los nodos del sensor alertarán al controlador del problema. Atrás quedaron los días de mantenimiento programado. Ahora las máquinas pueden alertar al operador de que se están acercando a su límite de ciclo de vida o realizando fuera de las especificaciones para permitir que el mantenimiento se realice según sea necesario.

Esto reduce las horas-hombre dedicadas a solucionar problemas, reparar o reemplazar piezas o sistemas, e incluso puede prevenir situaciones de caída de línea. Estos datos oportunos proporcionan a los fabricantes ahorros en mano de obra, materiales y costos de producción, y también reducen el desperdicio.

Los datos del sensor se transmiten a la nube o a una computadora perimetral para ser procesados y analizados, lo que permite al controlador ver las tendencias del proceso y optimizar el flujo de trabajo. La IA y el aprendizaje automático mejoran el proceso para maximizar la eficiencia. Los horarios de trabajo se pueden optimizar para las horas pico para garantizar que los trabajadores y las máquinas trabajen en conjunto para producir productos de la más alta calidad y aumentar la cantidad total de producción.

Te puede interesar  El Big Data mantiene las luces encendidas

Los sensores habilitados para IIoT también benefician a la robótica avanzada, que se utiliza en todo el espacio de automatización, desde apilar palets hasta mover productos de un transportador a otro. Muchos robots ahora están equipados con sistemas de visión para mejorar su funcionalidad.

La visión artificial permite a los robots ver patrones, formas y colores, lo que les permite agarrar y colocar productos con precisión. Esto se vuelve muy importante para la calidad y la seguridad. Si un producto es defectuoso, el robot puede ver el defecto y eliminarlo de la línea. La visión artificial también mejora la seguridad al permitir que los cobots (robots colaborativos) perciban cuándo un trabajador u obstáculo se interpone en el camino de su oscilación. Un cobot ralentizará su giro considerablemente o se detendrá por completo si una persona u objeto está en peligro de ser golpeado, y mantendrá esa posición hasta que la persona u obstáculo haya sido despejado de su camino.

Ver las imágenes de origen

El Internet Industrial de las Cosas y la automatización son mucho más importantes ahora que hace unos pocos años. Gracias a una pandemia mundial y a la necesidad de pensar más en el impacto ambiental que cada empresa genera, ha quedado sorprendentemente claro que las fábricas necesitan ser más automatizadas, más inteligentes y más interconectadas. Con la escasez de mano de obra como están y el aumento del costo de hacer negocios, la automatización es clave para seguir siendo exitoso durante los próximos 10 años.

¿Quieres automatizar tu línea de producción y procesos internos de tu empresa? Contáctanos, una de nuestras expertices es la optimización de procesos dentro de todo tipo de industrias o empresas.

Te puede interesar  PI System para midstream de gas y petróleo