img#wpstats{display:none}

Los radares satelitales han tomado gran importancia con los nuevos avances de la tecnología espacial, logrando llegar a ubicaciones no imaginables, sin importar la hora o el clima que se presenten en el momento, capturando imágenes SAR de la más alta calidad.

Antiguamente se buscó la manera (a través de la tecnología misma) observar toda la órbita espacial para visualizarla, esto tiene dos problemas obvios cuando se mira hacia abajo desde la órbita: la noche y las nubes. La mitad del mundo está en la oscuridad en un momento dado. La mayor parte a veces está nublado y parte de él está casi siempre nublado. Más de la mitad de Europa suele estar oscurecida en un momento dado y en partes de América del Sur las imágenes libres de nubes solo aparecen cada década más o menos, ya que la superficie terrestre e encuentra cubierta de nubes en un 70% aproximadamente.

En los últimos años, sin embargo, una alternativa a las longitudes de onda visibles ha estado haciendo enormes avances. Los satélites de radar de los que Capella Space obtiene sus imágenes están construidos alrededor de antenas de radio, no de lentes. Estos radares en órbita iluminan la superficie utilizando longitudes de onda cientos de miles de veces más largas que las de la luz visible. Tales longitudes de onda pasan fácilmente a través de las nubes, la niebla, el smog y, cuando es necesario, la red de camuflaje antes de golpear la superficie y rebotar de nuevo en el espacio.

Las ventajas que ofrecen las longitudes de onda largas en términos de penetración vienen con inconvenientes compensatorios. La resolución de un sensor depende de la longitud de onda y del tamaño de su apertura: el espejo o la lente en el caso de una cámara o un telescopio, la antena en un radar. Si alargas la longitud de onda, aumentas el tamaño de la apertura que necesitas para lograr una resolución determinada. Producir imágenes detalladas con radar requiere una apertura muy grande, mucho más grande que cualquier cosa que una sola nave espacial pueda ofrecer.

Te puede interesar  Ciudades Esponja con Capella Space
8 08

La capacidad de ver a través del mal tiempo, de día o de noche, se presta para rastrear cosas que cambian con el tiempo. Y los cambios en un sitio específico se pueden analizar con una precisión notable. Los sistemas de radar pueden obtener datos de la fase de las ondas que están utilizando de maneras que los sistemas ópticos que utilizan luz ambiental no pueden. La «detección de cambios coherentes» que esto permite puede mostrar anomalías incluso diminutas.

Las capacidades de las imágenes satelitales SAR son solo un ejemplo, aunque dramático, del tipo de progreso que se está logrando con todo tipo de sensores avanzados y los sistemas de procesamiento de datos necesarios para interpretar su producción, eficientando operaciones de las industrias que las solicitan.

Si te interesa saber más de esta gran tecnología contáctanos para obtener una asesoría personalizada y ofrecerte una solución respecto a tus necesidades.